Violin Frances , Copia Ch.J.B Collion-Mezin

Amadeus

$799.00 $1,399.00
SKU: 5533657

Compartir:

 

Violin Frances , Copia Ch.J.B Collion-Mezini  realizado artesanalmente en madera de abeto para garantizar su máxima calidad. El precio incluye estuche y arco. 

Adecuado para estudiantes de nivel avanzado

  

Características del instrumento:

  • Fabricación artesanal
  • Tamaño 4/4
  • Tapa fabricada en madera de abeto
  • Fondo, aros y mástil en madera de arce ligeramente veteado

Charles Jean Baptiste Collin-Mezin (Mirecourt1841 - París1923) fue un famoso fabricante francés de violinesviolasvioloncheloscontrabajos y arcos. Era oficial de la Academia francesa de Bellas Artes y ganó medallas de oro y de plata en las exposiciones universales de París en 1878, 1889, y 1900.

Nacido en Mirecourt, Collin-Mezin trabajó como aprendiz de su padre. En 1868 se trasladó a París donde se estableció y consiguió la reputación como el mejor luthiers francés, siendo sus instrumentos considerados superiores a otros violines de su tiempo.

Los Collin-Mezin era amigos de gente influyente que les ayudó a popularizar sus instrumentos, asimismo eran muy conocidos entre los artistas musicales de su época, cuyas opiniones valoraban. Varios violinistas famosos tocaron con sus instrumentos y elogiaron su calidad y «tocabilidad», incluyendo a Joseph Joachim, Sivori, Léonard, Marie Tayau y Julio Armingaud, que consideraba un Collin-Mezin igual a un Stradivarius por la flexibilidad de su sonido. Los famosos violonchelistas Auguste Franchomme, Jacquard y Víctor Mirecki tocaron instrumentos de Collin-Mezin.

Sus instrumentos también están caracterizados por el potente e inusualmente brillante sonido que emiten, pero también poseen cierta dureza. El historiador musical William Henley, en su Universal Dictionary of Violin and Bow Makers (1959), sugiere que esta dureza se podría eliminar con «muchos años de duro trabajo tocándolos», y que entonces permitiría ciertamente al instrumento ser tocado por un solista activo.

Henley relata en su obra que «el Concerto romantique de Benjamin Godard se estrenó en el Pasedeloup Concert, París, 1876, por Marie Tayau con un violín de Collin-Mezin, el cual tenía las cuerdas de Mi y La de acero (lo que era entonces una innovación), por sugerencia del fabricante, lo que parece indicar que se está procurando conseguir brillantez y claridad a expensas de la pureza». Las cuerdas de acero son bastante comunes actualmente aunque suelen ser más utilizadas por los estudiantes, mientras que los violinistas profesionales prefieren cuerdas sintéticas o de tripa envuelta en metal con una cuerda de mi totalmente metálica.